5 diferencias entre filial y sucursal

27 Ene 5 diferencias entre filial y sucursal

En el momento en que una compañía se plantea iniciar un proceso de internacionalización es necesario decidir que figura jurídica va a escoger para llevar a cabo el proceso de implantación en el extranjero. Existen dos figuras con las que una empresa llevar a cabo el proceso de internacionalización: la sucursal y la filial.

¿Cuáles son las principales diferencias entre filial y Sucursal?

  1. La filial tiene personalidad jurídica propia mientras que la sucursal no (se trata de una delegación de la matriz que se establece en otro territorio).diferencias-filial-sucursal
  2. La filial es una empresa creada según la normativa del país en el que se establece, controlada por la matriz (en mayor o menor grado). La gestión, organización y responsabilidad de la filial son independientes de la matriz. La sucursal en cambio, es una división administrativa de una entidad.
  3. Fiscalidad: la filial está sometida a las leyes del estado de residencia. Por tanto, una empresa extranjera que quiera instalarse en España mediante una filial deberá cumplir la legislación española. Las sucursales tributan por el Impuesto de Sociedades, y en su defecto, por el Impuesto sobre la Renta de No Residentes por todas las rentas que obtengan en el país.
  4. Contabilidad: la filial lleva su propia contabilidad. Debemos destacar que la filial no puede compensar pérdidas con la matriz, pero tiene la posibilidad de deducirse pagos realizados a la matriz vía patentes, intereses o cánones. Las sucursales deben llevar una contabilidad propia, diferenciada de la matriz, y referida únicamente a las operaciones de compra y venta que hayan llevado a cabo y a los elementos patrimoniales que tengan afectos. Además, la matriz debe depositar en el registro Mercantil de la sucursal sus cuentas anuales o en su caso, las cuentas consolidadas que habrán sido elaboradas conforme a la legislación extranjera.
  5. En el caso de que la filial pague dividendos, el pago se realizará como “dividendos obtenidos por una sociedad no residente”. Dadas estas circunstancias, se debe revisar si existen convenios de doble imposición entre el gobierno del país de residencia de la filial y el gobierno del país de la matriz para evitar la doble imposición a la hora de calcular las retenciones.

En resumen, los aspectos más importantes que debemos considerar al elegir entre filial o sucursal son: las ventajas fiscales y la responsabilidad frente a clientes, proveedores y acreedores. La sucursal tiene un proceso de creación más sencillo pero no permite deducir tantos gastos. Al mismo tiempo, la ventaja que ofrece a la matriz de poder compensar pérdidas puede convertirse en inconveniente si tenemos que integrar beneficios.