prestaciones-regimen-especial-autonomo

29 Dic Coberturas y prestaciones para Autónomos en Régimen Especial

Por contingencia común

En esta prestación su Mutua de Accidentes de Trabajo  se encarga de la gestión de la prestación económica y de la baja médica, realizando un seguimiento de la misma y de su duración, a fin de aportar el mejor trato y recuperación al trabajador accidentado, acompañándolo y estudiando su estado de salud en todo momento.

Además su Mutua de Accidentes de Trabajo se encarga de:

  • Gestión y seguimiento personalizado de los procesos médicos.
  • Asesoramiento e información médica y administrativa al trabajador.
  • Posibilidad de tramitar propuestas de alta y expedientes de invalidez.
  • Seguimiento del proceso de enfermedad común hasta el alta médica.
  • Reducción de los tiempos de las listas de espera de los servicios públicos de salud y aplicación de medidas para mejorar y acelerar los procesos de curación.
  • Agilización de los trámites en caso de invalidez o de iniciación de las posibles incapacidades permanentes.

Con el régimen de contingencia común se obtiene la prestación de subsidio por incapacidad temporal por enfermedad común o accidente no laboral, la prestación por subsidio por Riesgo durante el embarazo y la lactancia y la prestación económica por cuidado de menores afectados por cáncer u otra enfermedad grave.

La prestación se percibe de la siguiente manera:

  • Del 1er día desde la fecha de baja médica y hasta el 3º el trabajador no percibe nada; son a cargo del propio Autónomo.
  • A partir del 4º día desde la fecha de baja médica y hasta el 20º el trabajador percibe el 60% de su Base Reguladora.
  • A partir del 21º día en adelante percibe el 75% de su Base Reguladora.

 

Por contingencia profesional

Esta prestación protege al trabajador autónomo en caso de incapacidad temporal, accidente de trabajo o enfermedad profesional, para que un accidente tenga esta consideración es necesario:

  • Que el trabajador/a sufra una lesión corporal. Entendiendo por lesión todo daño o detrimento corporal causado por una herida, golpe o enfermedad. Se asimilan a la lesión corporal las secuelas o enfermedades psíquicas o psicológicas.
  • Que el accidente sea con ocasión o por consecuencia del trabajo, es decir, que exista una relación de causalidad directa entre trabajo – lesión. La lesión no constituye, por sí sola, accidente de trabajo.
  • Que el trabajador sea por cuenta ajena o esté dado de alta en la contingencia de accidente de trabajo como autónomo por cuenta propia.

Con esta prestación se obtiene:

  • Asistencia sanitaria y prestación farmacéutica
  • Subsidio por Incapacidad Temporal por accidente de Trabajo y enfermedad profesional
  • Subsidio por riesgo de embarazo y lactancia natural
  • Subsidio por el cuidado de menores con cáncer o enfermedad grave
  • Indemnizaciones a tanto alzado por Lesión Permanente no invalidante o parcial para la profesión habitual
  • Pensión vitalicia por Incapacidad permanente total para la profesión habitual
  • Pensión vitalicia por Incapacidad permanente absoluta para todo trabajo
  • Pensión vitalicia por Gran Invalidez
  • Indemnización por Muerte y Supervivencia y pensión de viudedad, orfandad y a favor familiares

El trabajador que sufra un accidente de trabajo o enfermedad profesional que origine un proceso de incapacidad temporal tendrá derecho al cobro de una cuantía diaria equivalente al 75% de su base reguladora diaria a partir del día siguiente a la baja.

La duración máxima de esta prestación es de 365 días, pudiéndose prorrogar otros 180 días más cuando se prevea la curación del trabajador en este periodo.

 

Por cese de actividad para autónomos

Esta prestación protege en el caso de cese involuntario de actividad de los trabajadores autónomos, agrarios o del mar si cumplen los siguientes requisitos:

  • Tener cubierta la contingencia por cese de actividad en la fecha del cese de actividad.
  • Haber cotizado como mínimo los 12 meses anteriores por esta contingencia.
  • Cesar totalmente en la actividad.
  • No haber cumplido la edad legal de jubilación.
  • Estar al corriente del pago de las cuotas de la Seguridad Social.
  • Estar dado de alta en el Servicio Público de Empleo.

Los motivos legales por el cese de actividad son económicos, técnicos, productivos u organizativos:

  • Pérdidas en un año completo superiores al 10% de los ingresos.
  • Ejecuciones judiciales o administrativas tendentes al cobro de las deudas que comporten al menos el 30% de los ingresos del ejercicio anterior.
  • Declaración judicial de concurso que impida continuar la actividad.
  • Fuerza mayor.
  • Pérdida de licencia administrativa.
  • Violencia de género.
  • Divorcio o acuerdo de separación matrimonial en los supuestos de ayuda familiar en el negocio.

En cambio para los autónomos dependientes los motivos legales por el cese de actividad son los siguientes:

  • Terminación del contrato.
  • Incumplimiento grave por parte del cliente.
  • Rescisión justificada o injustificada por parte del cliente.
  • Por muerte, incapacidad o jubilación del cliente.

Esta prestación da derecho al trabajador autónomo a una prestación mensual del 70% del promedio de las 12 últimas cotizaciones, a la cotización de la Seguridad Social por contingencia común y a formación y orientación laboral. Se cobrará dependiendo del tiempo cotizado y de la edad, con un mínimo de 2 meses y un máximo de 12 meses de prestación.